Martes , Febrero 28 2017
Home / SALUD / Seis formas de dañar tu hígado, y ninguna tiene que ver con el alcohol

Seis formas de dañar tu hígado, y ninguna tiene que ver con el alcohol

La creencia de que tu hígado puede arreglárselas con todo lo que ingieres es, por desgracia, falsa. El hígado es el órgano depurador de toxinas más importante del organismo. Tiene cierta similitud con el filtro de tu secadora de ropa, ya que algunas de las sustancias tóxicas filtradas por el hígado se le quedan pegadas. Y cuando las toxinas se acumulan con el transcurso del tiempo, pueden provocar una enfermedad crónica.

Pixabay

Todos sabemos que consumir demasiado alcohol puede dañar tu hígado, pero también existen otras formas de impedir que este importante órgano vital realice sus funciones correctamente.

1. Comida procesada

La comida procesada con químicos y otras sustancias para que permanezca fresca más tiempo de lo normal suele contener una gran cantidad de grasas y conservantes, los cuales causan un daño oxidativo al hígado. Consumir demasiadas calorías provenientes de grasas y carbohidratos puede conducir a la aparición del hígado graso.

2. Inactividad

El hígado juega un papel importante en la digestión. Una vida activa le ayuda considerablemente a cumplir con esta tarea, ya que provoca que tu cuerpo use la energía de los carbohidratos con mayor eficacia, lo que reduce la necesidad de consumirlos en grandes cantidades.

3. Exceso de grasa corporal

La inactividad, en combinación con el consumo de comida procesada, conduce con mucha frecuencia a la obesidad, la cual tiene un efecto negativo en el hígado. La obesidad está estrechamente  relacionada con la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), una enfermedad del hígado que se presenta cuando hay mucha grasa acumulada en este órgano, lo cual puede dañar el hígado y provocar inflamación. Si no se trata a tiempo, la EHNA puede terminar en cáncer de hígado, cirrosis o insuficiencia hepática, incluso en un paciente que nunca ha bebido alcohol.  Lo que resulta especialmente peligroso de esta enfermedad es que no suele presentar síntomas en su primera etapa, lo que significa que a menudo no se detecta hasta que la enfermedad ya está muy avanzada.

4. Dosis muy altas de analgésicos

El paracetamol, mejor conocido por su nombre comercial, Tylenol, es un analgésico muy popular que también se usa para reducir la fiebre. A las primeras señales de dolor de cabeza, dolor muscular o fiebre, corremos enseguida por las pastillas. Pero demasiados analgésicos pueden dañar el hígado. El paracetamol también se encuentra en muchos otros medicamentos y es especialmente peligroso si se toma con alcohol. Por lo tanto, no se recomienda tomar Tylenol para paliar los efectos de la resaca. La combinación alcohol-Tylenol es doblemente grave para tu hígado. Si tienes un dolor de cabeza realmente insoportable después de una noche de muchas copas, el ibuprofeno es la mejor opción.

5. Productos para adelgazar

Los productos adelgazantes y los suplementos alimentarios, incluso aquellos que aseguran contener sustancias vegetales o naturales, también pueden afectar tu hígado. El extracto de té verde, el hydroxycut y el lipokinetix incrementan los niveles de toxicidad en la misma medida en que potencian la pérdida de peso. Como regla general, si los resultados de un producto son demasiado buenos para ser verdad, hay un truco: uno que puede ser perjudicial para tu hígado. La consiguiente inflamación del hígado puede ser asintomática.

6. Otros medicamentos

Los medicamentos que contienen ácido valproico  (un anticonvulsivo para tratar ataques epilépticos, desórdenes bipolares y migrañas) tienen efectos negativos en el hígado. También son responsables de dañar al hígado otros medicamentos, como carbamazepinafenitoínalevofloxacinmoxifloxacina, y antibióticos muy populares en los tratamientos de sinusitis y enfermedades respiratorias. Cuando estos medicamentos se ingieren durante largo tiempo, es importante hacerse análisis de sangre para reconocer cualquier síntoma prematuro de daño hepático.

Pixabay

Con el Año Nuevo a la vuelta de la esquina, qué mejor momento para hacer una sincera evaluación de tus hábitos alimentarios, de tu consumo de bebidas y de tu actividad física. ¿Hay más de un área que te preocupe? Incluso si no tienes ningún síntoma, tal vez no es mala idea acudir al médico para realizarte una prueba de sangre y asegurarte de que tu hígado está trabajando como debe.

 

Compártelo!!!

 

Fuente:nolocreo
Loading...

Check Also

Cómo modificar el metabolismo lento

El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas a través de las cuales obtenemos energía ...

CREMA QUEMA-GRASA EFECTIVA Y BARATA HECHA CON SOLO 4 INGREDIENTES DE LA QUE TE ENAMORARAS EN SEGUIDA.

Si desea quemar grasa a cualquier parte de su cuerpo tiene que probar este método ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close