<
Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home » CURIOSIDADES » Síndrome Wendy, un fenómeno psicológico que sufren muchas mamás

Síndrome Wendy, un fenómeno psicológico que sufren muchas mamás

QUIERE MUCHO A TUS HIJOS, PERO NO DEJES DE QUERERTE A TI MISMA

En el cuento de Peter Pan, Peter representaba a ese adulto que no quiere crecer, que se niega a madurar, que nunca quiere hacer frente a sus responsabilidades. Peter Pan quiere ser un niño para siempre. Wendy, sin embargo, es la persona que vela por él, lo protege y hace todo lo posible por que no le ocurra nada. Por eso es que se conoce como madres Wendy a aquellas mamás sobreprotectoras, que están siempre atendiendo a su hijo, olvidando incluso que ellas también necesitan tiempo y espacio para sí mismas. ​


Instagram/nattive_mamma

Síntomas del síndrome de Wendy en una madre

Cuando una madre presenta este síndrome, busca a toda costa ser importante en la vida de sus hijos y en la familia. Es más: necesita sentirse imprescindible. Por eso se responsabiliza de todas las tareas posibles. Estas son algunas de las características de las mamás con esta necesidad:

  • Se encargan de realizar todas las tareas de casa posibles para que los hijos no tengan que hacerlas (fregar, recoger, hacer la comida…)
  • Intentan evitar la frustración de sus hijos eliminando obstáculos de su camino (se dejan ganar en el juego, guardan las tareas que olvidaron meter en la mochila…)
  • Son controladoras
  • Buscan agradar constantemente a los demás, renunciando incluso a sus propias necesidades
  • Son madres que se sacrifican por sus hijos. Son capaces de hacer cualquier cosa por ellos
  • Evitan las discusiones. No les gusta molestar a nadie y huyen de las situaciones conflictivas
  • Tienen un gran instinto de protección y cuidado de los niños

La solución ante esta actitud es darse cuenta y reaccionar. Decir “no”. “No” a asumir todas las tareas. “No” a responsabilizarse de lo que hagan los demás. “No” a solucionar todas las dificultades. “No” a sacrificarse de forma constante. En cambio, decir “sí” a dedicarse un tiempo y un espacio para sí mismas. Se puede ser una madre protectora sin necesidad de ser Wendy. ​

 

Fuente: Naranxadul

 

Loading...